En ocasiones, las personas que están acostumbradas a ejercitarse periódicamente tienen un día ocupado en el que no les alcanzó el tiempo para asistir al gimnasio o salir de la casa a realizar actividad física. Sin embargo, eso no debería detenerlas.

 

Tanto en el deporte, como en otros ámbitos de la vida, muchas veces la calidad supera a la cantidad; y en estas ocasiones de poco tiempo, es cuando se debe practicar esta premisa. Es por ello que los entrenamientos rápidos están pensados para desarrollar mejor rendimiento en menos tiempo.

 

La clave de ejercitarse de esta manera es exigir al cuerpo a responder a los esfuerzos mucho más rápido, y así todos los procesos que se dan en el interior se potencian ante la prisa del cambio de estado, por ejemplo, la oxigenación de la sangre. Pero, cuidado, no se debe confundir la velocidad del ejercicio con una mala práctica, como no estirar los músculos antes de iniciar.

 

Un elemento determinante para mantener un buen ritmo de actividad física es vivir a pocos minutos del centro de trabajo, en un lugar donde haya zonas verdes o espacios donde hacer varios ejercicios. Por eso, le interesará leer sobre las ventajas de vivir en una zona residencial y una excelente opción a cinco minutos de Ciudad Quesada.

yo yo test

Una modalidad de ejercicio de este tipo que es reconocida mundialmente por su efectividad y por ser un excelente instrumento para medir el rendimiento es el “Yo-yo Test”.

 

El “Yo-yo Test” consiste en correr un trayecto de 20 metros de ida y vuelta (marcados con un indicador) con un ritmo progresivo, es decir, en cada carrera requerirá de mayor velocidad para terminar. Normalmente, para que la persona que lo realiza solo se concentre en cumplir la prueba, se utiliza un audio que indica el momento de inicio y final de cada carrera con un “bip”; estos sonidos se van repitiendo con menos tiempo entre sí para ajustarse a la velocidad requerida según se avanza en los niveles.

 

En principio, se realizan rápidamente los niveles 5, 9 y 11 que son los básicos, y corresponden a las velocidades de 5, 9 y 11 km/h en que se deben recorrer los 20 metros.  A partir del nivel 11, se realizan carreras intermedias a lo largo del nivel de manera que los siguientes son 11.1, 11.2, así sucesivamente hasta continuar al 12 y ajustar la velocidad. La versión básica alcanza el nivel 15.9, pero también existe una versión avanzada que parte del nivel 16 y es comúnmente utilizada para la preparación de atletas de alto rendimiento.

yo yo testA medida que suba el nivel, habrá personas que no puedan cumplir con el tiempo establecido para cada carrera; para esto hay máximo 3 oportunidades de fallar si no se llega a tiempo al indicador de los 20 metros. Si comete una cuarta falla, debe dar la prueba por terminada.

 

Como se puede notar, el “Yo-yo Test” llega hasta el agotamiento en muy poco tiempo, por lo que es un excelente ejercicio express para realizar en las inmediaciones de su hogar. Además, si le toma el gusto podrá realizarlo periódicamente para superar su máximo nivel.

 

Acá hay un ejemplo del audio con el que se realiza, que puede utilizar en su primer intento:

Una realidad que desanima a las personas cuando quieren hacer ejercicio es no tener un espacio adecuado para hacerlo, que les proporcione seguridad y privacidad a la vez. Este tipo de problemas no existen cuando se vive en un residencial. Por eso, a continuación, le comparto los beneficios de vivir en una zona residencial. 

 

Conozca las ventajas   de vivir en un residencial

 

Suscríbase a nuestro boletín

Recibirá información útil sobre la adquisición de una vivienda, el estilo de vida y otros temas importantes del hogar.